Aborto farmacéutico

 Los análisis de datos confirman que, además del mecanismo anovulatorio, la píldora del día siguiente con levonorgestrel -y por supuesto, también la de acetato de ulipristal-, posee un relevante efecto postfecundación. Es decir. impide que si llega a darse la fecundación, el embrión llegue a implantarse en el útero, provocando lo que sería un aborto precoz (efecto contragestivo). El mecanismo anticonceptivo que evita la ovulación es sólo la mitad del efecto de la píldora (49%), y la otra mitad se produce por mecanismos que impiden que el embrión llegue a implantarse. Es difícil poner de manifiesto in vivo dichos mecanismos, pero la cuantificación delata su existencia. Si no fuera por ellos, el efecto de la píldora del día siguiente sería mucho más reducido de lo que en verdad es.

En España se vendieron 433.000 píldoras del día siguiente en 2011. Estas mujeres habrían tenido un embarazo en el 5,2% de los casos, lo que supone 22.516 embarazos. De estos, la píldora habría evitado un 83%, es decir, 18.688. En la mitad de los casos llegó a producirse la fecundación, pero la píldora impidió que el embrión llegase a implantarse, lo que revela que la píldora del día siguiente es causa de 9.344 abortos precoces anuales.

En 2014, se practicaron 94.796 abortos en nuestro país, a los que por tanto habría que añadir otros 9.288 por la píldora del día siguiente (suponiendo que se hubieran mantenido la cifra de 2011), dando un total de 104.844 seres humanos a los que no se permitió nacer. Prácticamente la píldora del día siguiente añade un 10% a los abortos que se producen en España.

Sabemos también que la disponibilidad de la píldora del día siguiente no hace disminuir las cifras de embarazo imprevisto y aborto provocado. Se trata de una observación confirmada en diversos países, en 23 estudios diferentes. ¿Por qué, no está claro que la píldora elimina embarazos? Sí, y de forma importante: elimina el 82,5%. Entonces, ¿por qué no disminuyen con su uso los embarazos imprevistos? La hipótesis más plausible es que la disponibilidad de un "plan B" favorece conductas que aumentan la probabilidad de embarazo imprevisto, Un estudio en jóvenes mostró que la disponibilidad de la píldora del día siguiente les animó adoptar conductas sexuales que facilitarían el embarazo y esa podría ser la razón, aunque otros estudios no lo mostraron. Es muy dífícil realizar estudios en los que las personas reporten fiablemente de sus comportamientos sexuales.

Por otra parte, un estudio sociológico en 2007 mostró que gran parte de las potenciales usuarias de la píldora tendría objeciones a su empleo si supieran que es potencialmente abortiva.

Es llamativo que cerca de un 10% de los abortos no se produzcan en los abortorios, sino que procedan de las oficinas de farmacia. Todo esto justifica plenamente la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios, y especialmenmte, la de los farmacéuticos a la dispensación de la póldora del día siguiente, que muchos ya estamos ejerciendo desde hace años, avalados además por la Sentencia del Tribunal Constitucional en 2015. La Conferencia Episcopal Española, ya en 2001, alentó a ejercerla y a testimoniar así el respeto debido a toda vida humana desde la concepción.

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.