Blogs

Nuestra Señora de los Inocentes

Nuestra Señora de los Inocentes, una escultura donde la Virgen acoge con amor a los no nacidos

Daphne du Barry explica ante su obra su auténtico significado: transmitir que toda vida es un don de Dios y que la Virgen María las acoge todas con amor.

A finales de septiembre se celebró en la ciudad costera de Menton (Francia), cercana a la frontera con Italia, la Bienal de Arte Sagrado Contemporáneo. A las puertas del hotel donde tuvo lugar el evento se instaló una estatua de bronce de título Nuestra Señora de los Inocentes, creada por la escultora holandesa Daphne du Barry, que generó protestas por parte de los grupos feministas por su significación provida. Aldo Maria Valli ha hablado con ella para una entrevista en su blog:
La Virgen de los inocentes y la realidad de los niños no nacidos
Se llama Daphne du Barry, es una escultora holandesa y ha acabado siendo el centro de las noticias por haber realizado una gran estatua de la Virgen a cuyos pies yacen siete niños no nacidos. Según algunas personas que han pedido su retirada inmediata, Nuestra Señora de los Inocentes, que así se titula la escultura, sería “anti-aborto”, pero Daphne ha respondido que la estatua se encuentra en una zona privada y nadie puede pretender que se quite.
Todo esto sucede en Menton, en la Costa Azul, donde la escultora ha colocado su estatua por petición de Liana Marabini, propietaria del Grand Hôtel des Ambassadeurs. Y precisamente porque la estatua está situada en la zona del hotel las autoridades no pueden retirarla.
Aún más violentas han sido las protestas de los grupos feministas, que han organizado una manifestación durante la cual (con la presencia de una mujer en topless con el cuerpo pintado de violeta) han puesto en escena una falsa inauguración de la estatua, a la que han rebautizado polémicamente Nuestra Señora de la Libertad de Elección.
“Se utiliza el arte para hacer que las mujeres se sientan culpables”, ha denunciado una asociación local de planificación familiar, pero Daphne ha rechazado las acusaciones. La estatua, ha explicado, quiere sólo aumentar la conciencia de la belleza de la vida y la tristeza que supone perder un hijo antes de su nacimiento, independientemente del motivo: “Mi deseo era transmitir compasión y consuelo“.
Conocida por realizar esculturas en bronce de diseño clásico, que incluyen obras de tema profano que celebran la belleza del cuerpo humano, Daphne du Barry, que tiene su fundición en la Toscana (Italia), con el paso de los años se ha orientado cada vez más hacia temas religiosos, realizando crucifijos monumentales y obras conmemorativas de, entre otros, San Juan BautistaHildegarda de Bingen y Charles de Foucauld.
“Tenía en mente el proyecto de esta estatua, explica Daphné, desde hace diez años. Ya había realizado el modelo y el año pasado recibí de la Virgen María una locución interior que me exhortó a hacer el monumento. Respondí: fiat voluntas tua y me puse manos a la obra. Por azar o por destino, hablé de ello con Liana Marabini [mecenas, promotora de exposiciones y directora de películas, ndr], que posee un gran hotel en Menton y estaba organizando la primera bienal de arte sagrado contemporáneo. Inmediatamente mostró un gran interés en mi proyecto y me propuso ser mi patrocinadora. Yo estaba encantada. Empecé de inmediato y ahora Nuestra Señora de los Inocentes está allí, en el Grand Hôtel des Ambassadeurs de Menton, en un área privada”.

 

“Los niños no nacidos, que aún tienen el cordón umbilical, son siete porque se trata de un número simbólico y sagrado. Son niños que por uno u otro motivo no han llegado a nacer, una realidad difícil de ver y aceptar, pero realidad al fin y al cabo”.
“Cuando realizaba esta estatua”, explica Daphne, “recé mucho a la Virgen: mientras estaba de rodillas, lloré de verdad por cada niño que estaba modelando, derramando lágrimas de impotencia porque sabía que estos niños nunca verían la luz del día. Esta estatua ha sido creada para que las mujeres, pero también los hombres, sean conscientes de que la vida es valiosa y sagrada. No he querido juzgar a nadie. La obra representa el homenaje de la Virgen a los inocentes que nunca han nacido. La Virgen los abraza, los acoge con misericordia porque ella es sólo amor: no juzga, no condena, sólo sufre y llora. He querido transmitir un sentimiento de misericordia, compasión y consuelo a través de la imagen de la Virgen, que acoge y cuida a estos pequeños”.

La placa que acompaña a la imagen de Nuestra Señor de los Inocentes dice que es un destino de peregrinación para todos los que quieren alcanzar la “paz interior”: “Mujeres que abortaron y se arrepienten, parejas que tienen dificultades para tener hijos o familias que tienen problemas con sus hijos encontrarán en esta Virgen escucha, afecto y perdón”.

 

“Algunas madres”, continúa Daphne, “no han querido a sus hijos, otras han renunciado porque han sido presionadas o porque no estaban preparadas. No quiero saber los motivos. Creo que las madres, en cualquier caso, cuando llevan a cabo este gesto no toman en consideración las consecuencias. He conocido a mujeres jóvenes que han abortado y que se han arrepentido amargamente. Decimos que un niño tan pequeño no es nada, que no es aún una persona, pero no es verdad. He querido que todos se pusieran frente a esta realidad. Sin juzgar, pero con gran claridad”.
Respecto a las polémicas suscitadas por la estatua, Daphne dice: “La gente cree que mi obra es contra el aborto, pero no es así. Para mí, el monumento debe sensibilizar para que las mujeres comprendan que la vida es un don de Dios, que la vida es sagrada. Obviamente, como católica, no puedo estar de acuerdo con esta ley, pero mi objetivo no era cuestionarla. He realizado la estatua como acto de amor hacia los niños y sus madres”.
Concluye Daphne: “Me gustaría poder hacer más. Me gustaría también, si Dios quiere, hacer una estatua aún más grande, de manera que se convierta en algo muy importante, un lugar de peregrinación. Dios decidirá y la Virgen me ayudará”.
 
Por

 Cari Filii 

Hitos relacionados con el aborto en España

El motivo de esta entrada es presentar una gráfica que ya habíamos visto, sobre la evolución de los casos de aborto provocado en España, en este caso jalonada de algunos hitos temporales de los que hemos sido testigos en nuestra actividad provida. La gráfica es esta:

Sobre esto varias observaciones, acompañadas de mi opinión personal:

Etiquetas: 

El aborto, injusticia desesperada con los más débiles

Soy gusano, no hombre,

oprobio de la gente y desprecio del pueblo.

Salmo 22

 

 Cada 5 de Julio, que coincide con la promulgación de la primera ley del aborto en España, de 1985, rezamos un rosario por la vida y ofrecemos un testimonio público de respeto por el ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural.

Etiquetas: 

Aborto y ruralidad en España

Al observar las tasas anuales de aborto por cada 1000 mujeres en edad fértil en España, por Comunidades Autónomas (CCAA), llama poderosamente la atención la elevada variabilidad entre CCAA. Tanto, que unas CCAA presnetan una tasa que duplica a la de otras. Las CCAA con menor tasa son Extremadura, La Rioja y Castilla-León.

Aborto en las últimas semanas de embarazo

La firma, entre risas y celebraciones, de una norma que permite el aborto hasta el momento del parto en el Estado de Nueva York, ha causado escándalo y revuelo en todo el mundo. El aborto de un niño viable (que ya podría sobrevivir fuera de la madre) es impactante y muestra que el abortismo está alejado del más elemental respeto y amor por el ser humano.

Etiquetas: 

No soy un producto!

Este testimonio me ha recordado la confidencia de una amiga muy querida, ya fallecida. ¡Cómo afecta el aborto de los hermanos! Ellos también  sufren el síndrome postaborto. No importa qué religión tengan.
Cuando tenía 16 años tuve una conversación con mi madre que me cambió para siempre. Mi madre y mi padre nunca se casaron, se separaron cuando yo tenía 9 meses y nunca conocí a mi padre hasta que tuve 28 años. Mi madre silenciaba todo lo que se refería a su relación con mi padre. Nunca supe nada de la misma hasta una tarde cuando tenía 16 años en que mi madre decidió darme detalles de su noviazgo con mi padre.
Durante la conversación mi madre se mostraba muy triste y me dijo que conoció a mi padre cuando ella tenía 19 años y mi padre tenía 21 años. Él estudiaba en la universidad y mi madre vivía con mi abuela. Durante su noviazgo, mi madre me dijo que resultó embarazada; supuse que se refería a mí. Entre llantos me dijo que no se refería a mí; mis padres habían engendrado otro hijo antes que yo. Para ser más específica mi madre me dijo que era una niña y que yo tenía una hermana mayor. Mi pregunta natural fue que pasó con ella y mi madre me manifestó que ella y mi padre no se sentían preparados para tener una hija. Mi padre, aunque lo amo, cobardemente consiguió dinero y le sugirió a mi madre que se hiciera un aborto. Mi madre por temor o por amor, fue a una clínica clandestina a practicarse un aborto.
Cuando mi madre abortó, no salió un producto de ella, salió una niña. Hay grupos en la actualidad que no quieren llamarlos bebés o fetos, los llaman «productos»; ¡Que mentira más grande!, mi madre vio los brazos, piernas y cuerpo de mi hermana mientras era mutilada para «terminar» con el embarazo. No era un producto, era una vida, era mi hermana. No terminaron con un embarazo, asesinaron a mi hermana. El aborto no es una solución: es la salida más primitiva y horrenda que se pueda hacer. Asesinar a alguien nunca solucionará tus problemas. El día que mi madre abortó me privaron de mi hermana, de mi familia, de mis futuros sobrinos o sobrinas. Me privaron de amar y de ser amado por una hermana. En la actualidad las personas que favorecen el aborto dicen que quieren emancipar a las mujeres, que quieren liberarlas, ¡qué absurdo!

Una de cada 4 personas con síndrome postaborto es varón

ReL Ha publicado estos días una nota. ¡No olvidéis a quienes han abortado! Necesitan ayuda para superarlo.
 
La decisión del Papa de extender a todos los sacerdotes la facultad que les había concedido, con ocasión del Jubileo de la Misericordia, de levantar la excomunión por el aborto, hasta entonces reservada al obispo del lugar, fue acogida con ilusión por las personas que trabajan en el Proyecto Raquel en España. Llevan a cabo una tarea de ayuda a  mujeres que han abortado y hombres que lo han impulsado o consentido y padecen el síndrome postaborto, y dicha facilidad es un instrumento decisivo en el proceso de sanación.
 
El síndrome postaborto son las secuelas psicológicas que mujeres y hombres sufren después de haber abortado, es un dolor que en ocasiones los acompaña toda una vida. Entre los síntomas destacan la ansiedad, las pesadillas, el estrés post-traumático y la depresión acompañada de un sentimiento de culpa que se agudiza en la fecha en la que el bebé hubiera nacido.
En conversación con Blanca Ruiz Antón para ACI Prensa, la presidenta de Spei Mater y Proyecto Raquel en EspañaMaría José Mansilla, dijo que además de agradecer el anuncio del Santo Padre, es necesario “acompañar a estas personas, darles luz y acogida. Esto es un reto tanto para los sacerdotes como para los laicos”.
Según Mansilla, lo que hace su organización es “una ayuda psicológica y espiritual, porque se trata de un problema que afecta a toda la persona” y que se divide en diez sesiones que se realizan en unos tres meses aproximadamente, pero “todo depende de las necesidades de cada una de las personas que participan”. En ese itinerario hay tres figuras fundamentales: el consejero, el sacerdote y el profesional de la salud mental, que en ocasiones puede obviarse.
“Se sigue una metodología de acompañamiento y no de terapia para que, como dice San Juan Pablo II en la Evangelium Vitae, ‘se comprenda lo que ha sucedido y asuma la verdad de las cosas’”.
En ese sentido, Mansilla manifestó que, si bien es muy importante “el perdón y la reconciliación sacramental, muchas personas no son capaces de asimilarlo y por eso necesitan un proceso para también perdonarse a sí mismas”.

 

Es necesario “vivir el duelo por la pérdida del bebé, despedirse de él. En el proyecto se les hace un pequeño funeral en el que los padres y las madres se despiden del pequeño no físicamente sino con la oración”, sostuvo.
Pero no sólo las mujeres acuden al Proyecto Mater, sino que “una de cada cuatro personas afectadas por el síndrome postaborto es un hombre”. Ellos lo sufren de manera parecida a las mujeres, pero con algunas diferencias, “en muchos casos no se sienten con derecho a estar tristes y sufrir la pérdida de ese hijo”.
“El plan está adaptado en algunos puntos ya que ellos no han pasado por la experiencia física, y también depende del papel que tuvieron en ese aborto: si se negaron, si dejaron a la mujer sola o si lo supieron años después”, aseguró la presidenta.
“Los casos que más me llaman la atención son las personas que abortaron hace muchos años y que llevan como 40 años con ese dolor en su corazón y que llegan buscando acabar con un sufrimiento que les ha acompañado toda una vida”.
“A veces, después del acompañamiento dejan una medicación que tomaban desde años. Ahí se ve la mano de Dios, al igual que cuando acuden chicas muy jóvenes de apenas 15 años que tienen un dolor en el corazón que les hace pensar que nada tiene sentido”, expresó Mansilla.
“Tras esta ayuda vuelven a nacer. También hay quienes cambian su vida por completo y llegan a decir, que a pesar de que parece increíble, de algo tan horrible, puede salir algo bueno, porque conoces la misericordia y eso cambia la vida”.
El Proyecto Raquel comenzó en 2010 y actualmente se encuentra en unas 33 diócesis españolas. Si bien la institución no lleva una estadística “podemos atender a unas trescientas mujeres al año entre todas las diócesis, pero sería lo mismo si atendiéramos tan solo a una”, aseguró Mansilla.
Este proyecto de ayuda a mujeres y hombres afectados por este síndrome nació en Estados Unidos pero se ha extendido a distintos países en el mundo

 

Etiquetas: 

Aborto, la batalla continúa

Las recientes elecciones norteamericanas, además de dirimir quién manda en el Congreso y en el Senado, han tenido como protagonista menor pero muy importante el tema del aborto. En dos Estados, Virginia Occidental y Alabama, se aprobaron sendas enmiendas en contra de que el aborto sea considerado como un derecho y a favor de que se supriman las ayudas públicas a los centros abortistas.

Páginas