Añadir nuevo comentario

Andrea ha muerto, pero vive. Cristo vence.

Andrea ha muerto. Ella, que sufrió el dolor, la enfermedad y la pobreza en su carne de niña, va camino del Padre, para ser sanada, consolada y para poseer el Reino de los Cielos.

Sus padres, que sin derecho han presionado para acabar con su vida, cargan ya con el dolor de esa aberración. Ojalá -quiera Dios- que este pecado y su aguijón sea para ellos ocasión de acercarse a Quien puede acogerles con misericordia, sanar su espíritu y aliviar su herida, haciendo de su vida una penitencia fructífera. Andrea rogará por ellos desde el Cielo, para un día poder recibirles allí. 

Los médicos, jueces y políticos que lo han permitido, guías ciegos, los aparentes vencedores, masones y pertenecientes a círculos pro-eutanasia, quienes les apoyan, los que han engañado a sus padres y nos engañan a todos mostrándonos una falsa salida al sufrimiento, ahora muestran su indiferencia o incluso ríen, pero acabarán mal, seguro. Que se arrepientan, porque aún están a tiempo. Su aparente tranquilidad y victoria es papel mojado, ha caducado.

Recemos por ellos: por Andrea, por sus padres, por los pro-muerte, por los indiferentes. Recemos por esta sociedad occidental, perdida porque ha perdido a Dios y con Él, el sentido de la realidad; para que vuelva a Él y no perezca. Recemos por nosotros, para que no aceptemos jamás la injusticia, ni perdamos la esperanza en la vida, que es Cristo. Spei Mater, ora pro nobis.

"Todo concurre al bien de los que aman a Dios" (Rm 8,28). ¡Cristo vence!

 

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.