Añadir nuevo comentario

La "tan cacareada" libertad de la mujer

En nuestro país y en otros muchos, el aborto provocado no sólo está permitido, sino que está financiado con nuestros impuestos. Es así en todas las regiones, con gobiernos de cualquier signo político, y desde hace décadas. En Andalucía, por ejemplo, la Comunidad Autónoma paga hasta 5 abortos a la misma mujer, y en la práctica, no hay límite.

Pero si eso se hace para que la mujer "sea libre" y decida sin coacciones económicas que le impedirían ejercer ese "derecho", ¿por qué no se las ayuda si lo que quieren es tener a sus hijos? Es claro que la mayor coacción económica a la pareja o mujer sola con embarazo imprevisto no viene de no poder pagarse el aborto, sino de no poder costear la crianza de su hijo. Recordamos el caso de una mujer que acudió a los servicios sociales de atención a la mujer en un ayuntamiento andaluz. Cuando dijo que necesitaba ayuda, porque estaba embarazada en una situación económica difícil, le pusieron delante los impresos para abortar y le explicaron que no tenía de qué preocuparse: no había que pagar nada, todo estaba financiado públicamente. "Pero, ¿y si quiero tener a mi hijo?" -preguntó ella. "Ah, entonces, te tienes que buscar tú la vida" -fue la respuesta.

¿Dónde está la tan cacareada "libertad de la mujer"? ¿No es terrible que una mujer se vea coaccionada hacia el aborto por no tener trabajo o recursos económicos? Al menos, nuestros políticos, de cualquier signo, podrían tener la coherencia, aunque fuera por una mera apariencia formal de que en realidad les interesa algo la "libertad de la mujer", de dedicar las mismas cantidades que invierten en el aborto, en ayudar a las parejas y mujeres solas que sufren dificultades económicas. Si de verdad defendieran la "libertad de elección" -que por supuesto no es tal ni la defendemos aquí referida al aborto- deberían demostrarlo financiando también la otra opción.

Es más, en uno de los pocos lugares donde se ayudaba a las parejas y mujeres solas con embarazo imprevisto, como era Castilla-La Mancha, que aprobó la iniciativa legislativa de la red de apoyo a la maternidad, la ayuda a las madres fue suprimida por los que más dicen defender la "libertad de la mujer". En Andalucía, esa norma, que fue la primera iniciativa legislativa que llegó al Parlamento Andaluz apoyada por el pueblo en toda su historia, con más de 85.000 firmas de andaluces en 2007, fue inmediatamente desechada por los políticos andaluces. Países como EEUU, España y muchos países de Europa occidental dedican importantes partidas económicas no sólo a pagar los abortos, sino a financiar aociaciones que son verdaderas empresas abortistas, que extienden el aborto interna y externamente, partidas que Donald Trump está intentando ahora suprimir. Si dedicaran ese presupuesto a ayudas a la maternidad en dificultades, la realidad sería muy distinta... Para colmo, esas asociaciones abortistas, como Planned Parenthood -una pseudo-ONG buitre, la multinacional del aborto-  reciben también finaciación privada de Microsoft, Nike, Coca-Cola, Ford, Xerox... todo para promover supuestamente la "libertad de la mujer". Nunca se ha oído decir que esas empresas dedicaran un solo dólar o euro a finaciar la otra opción. Es seguro que si se dedicaran los mismos presupuestos a ayudar a esas mujeres a tener a sus hijos y a prevenir el aborto en lugar de promoverlo, otro gallo cantaría...

Pero no lo hacen, ni nuestros "servidores públicos", ni los grandes magnates, todo lo contrario. George Soros ha anunciado en 2016 su fuerte apoyo financiero a la extensión del aborto, como ya vienen haciendo los Rockefeller, Gates, Ford... ¿Les interesa de verdad la "libertad de la mujer", o simplemente la utilizan como coartada para promover el aborto? Los hechos y los dineros invertidos responden claramente la pregunta. Se cumple lo de "por sus hechos les conoceréis". ¿Y quiénes son los únicos que están ayudando a las parejas o mujeres solas con embarazo imprevisto? Sus familias (a veces), las asociaciones provida y la Iglesia Católica -y más que se debería hacer-. Cuando hemos tenido que recurrir incluso a buscar alojamiento para una embarazada expulsada de su casa por no abortar, la opción es una residencia de monjas o una familia cristiana que ofrece su casa. Qué curioso... justo esos que son acusados de querer coartar la "libertad de la mujer". Una vez más, "por sus hechos les conoceréis".

El Memorándum 200 de Seguridad Nacional de los EEUU (informe Kissinger, ya desclasificado) exponía que había que reducir las poblaciones para poder seguir extrayendo materias primas de países subdesarrollados a precio de saldo, sin que estas pobres gentes se rebelaran. "Ningún país ha conseguido reducir su población sin recurrir al aborto"- afirmaba. Esta táctica fue aprobada internacionalmente en las conferencias de población de la ONU. Para no ser acusados de "imperialismo demográfico" el informe instaba a presentar las políticas antinatalistas como una preocupación para que la mujer pudiera decidir libremente el número de sus hijos. ¿Les preocupa a nuestros políticos y sus secuaces la mujer, o la usan como coartada? ¿Están haciendo lo mismo en los países desarrollados como España?

Es evidente que no defienden a la mujer, por mucho que lo digan o hasta lo griten: defienden el aborto y usan a la mujer como coartada. ¿Por qué? ¿En qué favorece el aborto a la sociedad? Esa es la pregunta que deberían responder nuestros políticos, mientras no muestren una mínima coherencia entre lo que dicen defender y lo que realmente defienden con el dinero público que produce nuestro trabajo.

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.