El Senado francés tumba la ley que buscaba ampliar el aborto y acabar con la objeción de conciencia

(Agencias/InfoCatólica) Los senadores votaron una moción de rechazo de la ley aprobada hace meses por la Asambla nacional. Dicha moción obtuvo 201 votos a favor y 142 en contra. El proyecto de ley anulado pretendía ampliar el periodo de aborto de 12 a 14 semanas, suprimir el periodo de reflexión de dos días en caso de malestar psicosocial, eliminar la cláusula de conciencia específica para los médicos y el personal de enfermería y, por último, ampliar la posibilidad de que las matronas practicaran abortos hasta la décima semana. 

El senador Florence Lassarade señaló que «la etapa de las 12 semanas no fue determinada por el azar, es en este momento cuando el embrión se convierte en feto». También recordó que a las 14 semanas es posible determinar en un 99% el sexo del bebé.

En su intervención, el senador Pierre Charon consideró que «el alargamiento de la demora legal es la manifestación de un fracaso de las políticas sanitarias. De hecho, el número de abortos es abrumador».

En este sentido, la anticoncepción, presentada durante mucho tiempo como un medio para evitar los abortos, ha fracasado para ese fin. Así lo explicó la propia Laurence Rossignol, que fue quien impulsó la ley ahora rechazada: «3 de cada 4 abortos son practicados por mujeres que usan métodos anticonceptivos».

Por su parte, Colette Mélot denunció: «¡230.000 abortos en 2019 es demasiado! En 2019, hubo un aborto por cada 3 nacimientos en Francia.

En cuanto a la objeción de conciencia, el senador Raymonde Poncet-Monge consideró que la misma «hace del aborto un acto aparte» y que, como tal, «hace que las mujeres se sientan culpables», Laurence Lassarade replicó recordando que «el aborto no es un acto inocuo ni un acto ordinario para los profesionales» y añadió que «no impide el aborto, como demuestra el número de abortos realizados en Francia».

Al final de la discusión, el ministro de estado fracés para la Infancia y la Familia, Adrien Taquet, indicó que el gobierno no daba a los senadores de los partidos que le apoyan ninguna instrucción para votar en uno u otro sentido.