Blog de Galsuinda

Un mes de disgusto ahora o un disgusto para toda la vida

Muchas de las que abortan se encuentran en una situación de desvalimiento y soledad, por lo que no sólo no son advertidas de sus posibles secuelas y repercusiones, sino por el contrario se ven psicológicamente condicionadas y presionadas hacia él.

En un periódico de tirada nacional y francamente enemigo de la Iglesia (“El País” para no andar con rodeos) he leído una noticia en la que una mujer que ha abortado por malformación del feto ha declarado: “Prefiero llorar un mes que toda la vida”. Mi experiencia de sacerdote, me dice que la autora de ese crimen abominable (cf. Concilio Vaticano II, Gaudium et Spes nº 51), no sólo va a llorar el próximo mes, sino que es muy probable que vaya a llorar y lamentar toda su vida su acción. Mucho me temo que lo que podía haber sido un mes de disgusto sea ahora un disgusto para toda su vida.
 
Ante todo aclarémonos qué es un aborto. Éste consiste en realizar la muerte del óvulo fecundado, embrión o feto humano, dentro del seno materno. Como dice el cardenal Bergoglio, en su libro “Sobre el cielo y la tierra”: “El problema moral del aborto es de naturaleza prerreligiosa, porque en el momento de la concepción está ya el código genético de la persona. Ahí hay ya un ser humano. Separo el tema del aborto de cualquier concepción religiosa. Es un problema científico. No dejar que se siga avanzando en el desarrollo de un ser que ya tiene todo el código genético de un ser humano no es ético. El derecho a la vida es el primero de los derechos humanos. Abortar es matar a quien no puede defenderse”. Y es que hoy los avances de la Ciencia permiten a nuestros científicos afirmar, como hacen los firmantes del Manifiesto de Madrid de Marzo del 2009, cosas como ésta: “ Existe sobrada evidencia científica de que la vida empieza en el momento de la fecundación. 
 
Los conocimientos más actuales así lo demuestran: la Genética señala que la fecundación es el momento en que se constituye la identidad genética singular; la Biología Celular explica que los seres pluricelulares se constituyen a partir de una única célula inicial, el cigoto, en cuyo núcleo se encuentra la información genética que se conserva en todas las células y es la que determina la diferenciación celular; la Embriología describe el desarrollo y revela cómo se desenvuelve sin solución de continuidad”.

El aborto y los hombres

 Cada año, desde 1974, se celebra en Washington la "Marcha por la vida" un acto reivindicativo en el que se pide la revocación de la ley Roe vs. Wade, por la que se legalizó el aborto en Estados Unidos en 1973. 

el hombre y el abortoDesde no hace mucho tiempo, Chris Aubert participa en esa marcha o en la marcha que se hace en su localidad. Lo hace consciente de lo que vale una vida después de darse cuenta de que, en lugar de los cinco hijos que le hacen inmensamente feliz, esa cifra podría ser de siete. En 1985, su por entonces novia le dijo que estaba embarazada y que iba a abortar. Él le dio 200 dólares y se marchó a ver un partido de béisbol. En 1991, la historia se repitió con otra novia. "Era totalmente irrelevante para mí", cuenta en su blog. Él creía que aquello no repercutiría en su vida, pero, un día, en la consulta del ginecólogo, viendo, con su actual esposa, una ecografía de uno de sus hijos -esta vez sí deseado-, sintió una punzada en el pecho, un arrepentimiento profundo por lo que había hecho. "Si pudiera volver atrás, salvaría a esos niños", confiesa; "Hay una mancha que no se irá de mi alma".

Sobreproteger o destruir

Vicky Thorn es activista provida desde antes de que existiera el movimiento como tal. Es la fundadora del Proyecto Raquel, que ayuda a las mujeres tras un aborto provocado. También a los hombres, aunque asegura a Misión que las secuelas de esta práctica en ellos son aún "un tabú, porque se considera al aborto como un asunto de mujeres". Tras no permitir el nacimiento de un hijo, Thorn describe una doble reacción en los hombres: por un lado, están los que, al tener hijos deseados, se vuelven sobreprotectores y viven en constante angustia por que les suceda algo. Por otro, se encuentran los que han pasado por un infierno de alcohol, drogas, adicciones sexuales y autodestrucción. La experiencia de Thorn es que, tras la pérdida, el varón pasa por la ira, la rabia, la frustración, el sufrimiento profundo, el arrepentimiento y la tristeza. "Les cuesta aceptar que han mirado hacia otro lado", afirma. A estos sentimientos se une la vergüenza por haber permitido que les arrebataran a sus hijos, a los que debían de haber protegido.

Acabar con mi hijo me hizo muy desgaciada

Abortar a mi hijo me llevó al pozo”, cuenta Lidia Esther, tinerfeña de 33 años. Un pozo de angustia que le condujo a la separación, la droga, la pérdida del trabajo, la desesperación. Abortó al feto de dos meses en 2007, cuando ella tenía 27 años, y desde entonces no levanta cabeza. 

“No es cierto que el aborto no deja huella, como dicen algunas. No hay día que no recuerde aquella terrible experiencia. Acabar con mi hijo me hizo muy desgraciada”, afirma Lidia Esther. La joven llevaba cinco años viviendo con su novio y tenían pensado casarse, cuando ella se quedó embarazada. “Teníamos trabajo los dos, económicamente no estábamos mal, el feto no tenía malformaciones. Y vivíamos una vida de lujos: hoteles casi todos los fines de semana, ropa de marcas, fiestas. Pero mi pareja me obligó”. Motivo: aún no estaba preparado para ser padre. Lidia se dejó convencer y pasó por el quirófano. 

“Para mi fue un mero trámite”, relata. A los dos meses se casaron. “Si en ese momento me hubieran preguntado si el aborto era bueno, les hubiera dicho que sí, que era un derecho de la mujer (nosotras parimos, nosotras decidimos). Si me hubieran hablado del síndrome post-aborto me hubiera reído. Me sentía bien, creía ser feliz, pero no era así”. Nada más casarse empezaron los problemas. 

Gemma Collins habla de sus autolesiones tras un aborto provocado

Las mujeres que han abortado sufren un 81 por ciento más de problemas mentales
El 10 por ciento de las enfermedades mentales están directamente relacionadas con el aborto
I. FERNÁNDEZ

Collins ha reconocido a diversos medios de comunicación, esta semana, que el síndrome post aborto que sufre desde hace 12 años la ha conducido a la autodestrucción.
 
REDACCIÓN HO.- Abortó a su hijo de tres meses de gestación, cuando ella tenía 20 años, porque así se lo aconsejaron tres médicos, pues había estado tomando medicamentos sin saber que estaba embarazada. En concreto, según ha explicado al periódico The Sun, había seguido tomando pastillas anticonceptivas, también un antibiótico y un medicamento para las nauseas.
 
Tras el aborto empezó a autolesionarse y a atiborrarse de comida
Pero después del aborto, según relata a la revista Now, sin saber por qué, empezó a sentir una culpa y desesperación total que la condujo a autolesionarse, practicándose cortes en su cuerpo, y a darse atracones de comida, que hicieron que en menos de un año pasara de una talla 10, del Reino Unido, a una 18.

Los Pilares de la Vida conferencias

Los Pilares de la Vida I Mario Rojas Vida Humana Internacional

Los Pilares de la Vida II Aurora Tinajero de Respect Life

Los Pilares de la Vida III Adriana González Catholic Called To Witness

Charla-coloquio en el Centro Diocesano de Espiritualidad de Valladolid: " Los Pilares de la Vida - Fundamentos y organización de la cultura de la vida desde la fe", a cargo de Spei Mater (Asociación Provida de la Iglesia Católica)

Mons Reig Pla «El Señor no abandonará a la Iglesia en la defensa de la vida»

Se ha celebrado en Madrid el Encuentro internacional Iglesia católica por la vida. Durante el mismo, monseñor Juan Antonio Reig Pla recibió el premio Cardenal von Galen por su defensa de la vida, que subrayó que, en su labor, siempre ha tenido como lema que «hay que obedecer a Dios antes que a los hombres». Monseñor Ignacio Barreiro, Director de la Delegación de Vida Humana Internacional en Roma, animó a que la defensa que hace la Iglesia de la vida vaya acompañada del testimonio íntegro de la fe cristiana

Monseñor Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares y Presidente de la Subcomisión para la Familia y la Defensa de la Vida de la Conferencia Episcopal Española, recibió el sábado 13 de abril el premio Cardenal von Galen, que la organización católica provida Vida Humana Internacional concede a los obispos que destacan por su defensa de la vida. Es el caso de monseñor Reig Pla, «paradigma del celo por la nueva evangelización» que «ha tenido siempre la valentía de decir la verdad en momentos críticos», lo que le ha convertido en la diana de duros ataques, explicó unos días antes don Juan Mario Rojas, Coordinador de esta entidad para Iberoamérica, el Caribe y España.
 
Al agradecer la concesión del premio, el obispo explicó que «como lema de este trabajo en defensa del matrimonio, la familia y la vida, siempre me ha acompañado el testimonio de los apóstoles: Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. Y si en algún momento he recibido los zarpazos de quienes promueven la cultura de la muerte, como los apóstoles, con la ayuda de la gracia, me siento contento por haber merecido algún ultraje por el nombre de Jesús».
 
La entrega del premio se produjo en el marco del Encuentro internacional Iglesia católica por la vida, organizado dentro de la Semana por la vida convocada por la Provincia eclesiástica de Madrid. Durante este encuentro, se presentó la labor provida de varias entidades católicas de las dos Américas, así como tres proyectos que la asociación pública de fieles Spei Mater está poniendo en marcha en España.

Mario Rojas: La población tiene el derecho de conocer el engaño del aborto

E.C.- Mario Rojas, Director de Coordinación para América Latina, El Caribe y España de Vida Humana Internacional www.vidahumana.org, está actualmente en España para participar en el Encuentro Internacional por la Vida que se está celebrando del 6 al 14 en Madrid con el lema “La Iglesia Católica por la Vida. Ofreciendo respuestas concretas”. Sobre este encuentro y de cómo debe responder la Iglesia en la defensa de la vida, ha hablado para Análisis Digital:

¿Qué se espera de este encuentro internacional por la vida?
 
En primer lugar que los participantes conozcan las iniciativas que se llevan adelante en países como Los Estados Unidos y América Latina en general para promover la defensa de la vida desde el inicio de la concepción (fertilización) hasta la muerte natural de las personas.
 
Que sepan que España no es un país único en ser atacado por las fuerzas que promueven la mal llamada Cultura de Muerte, que en el fondo pretenden destruir el núcleo familiar tradicional y reemplazarlo por un tipo de familia que no genera vida y por lo tanto atenta directamente contra el futuro del país.

Monseñor Reig: "El aborto dinamita el Estado de Derecho"

El obispo recuerda que "la vida humana tiene carácter inviolable" y estamos ante una "gran batalla cultural entre la vida y la muerte"

Rafael Miner Madrid La Gaceta 15-4-13
 
El obispo de Alcalá de Henares y presidente de la subcomisión Episcopal de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Reig Plá, hizo el sábado un llamamiento a un "gran cambio cultural" para que "triunfe en España el respeto incondicional a la vida naciente, y el aprecio, cuidado y cariño por los ancianos, los enfermos terminales, los empobrecidos y todos los que sufren".
 
Esa batalla debe pasar, a su juicio, por "la bandera de la mujer", porque el pensamiento marxista pretende aplicar la lucha de clases a la familia, reiterando que "la mujer está sometida al patrón varón".
 
Una gran respuesta a este argumento es "el genio de la feminidad", dijo, frente a "una sexualidad humana separada de la procreación, del matrimonio, del amor", y una ideología de género que pretende "destruir las bases que hacen posible la persona, de construir la antropología humana para suprimir la diferenciación sexual entre varón y mujer", defendiendo, por ejemplo, que "la sexualidad es una opción cultural". El prelado se preguntó "¿qué está pasando en Occidente cuando asistimos a la decadencia de la conciencia de la dignidad de la persona humana en todas sus fases, cuando al mal lo llamamos bien?".

 "Afirmar el derecho al aborto o lo que se denomina muerte digna es dinamitar los pilares del Estado de Derecho", señaló el obispo responsable de la pastoral de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal, "porque la vida humana tiene carácter inviolable".

Entre las primeras, Reig denunció que "las amenazas a la vida humana están programadas de manera científica y sistemática" en el marco de una "guerra de los más poderosos contra los débiles: niños que no nacen, madres abocadas a abortar, ancianos debilitados o enfermos, etc.", bajo una corriente cultural que podría denominarse "lógica de la eficiencia", es decir, "tratan de reducir la población mundial". Pero, "como subraya el Papa Francisco, estos son los más pobres, y la Iglesia ha de estar al lado de los más pobres".

Páginas